Isuerre

UN PUEBLO ENTRE SETAS

El Museo Micológico de Isuerre es uno de los pocos de esta temática que existen en Aragón. En sus salas se explican las particularidades de las setas, especialmente, de las que se pueden encontrar en el bosque isuerrano. Un paraíso para los amantes de la naturaleza, a 90 kilómetros de Zaragoza, en el centro geográfico de lo que se conoce como Val de Onsella, que discurre el río del mismo nombre.

Pero Isuerre es mucho más, ya que un recorrido por sus calles transporta al pasado, debido al aspecto de sus casas, muchas de ellas realizadas con regios sillares de piedra. Lo mismo que la iglesia local, de San Estéban, que se alza sobre el caserío, sobre un escarpado rocoso, vigilando las tranquilas calles y plazas del municipio.

Este templo se reformó y amplió en el siglo XVI, concretamente, en el 1572, bajo las directrices de Nicolás de Lizárraga, a quien también se debe la construcción de su torre actual, un trabajo que fue encargado por los primicieros del municipio, tal y como atestigua en sus trabajos sobre estos libros de cuentas parroquiales el historiador cincovillés Fernando Sanz.

Posteriormente, se llevaron a cabo otras acciones en la parroquia isuerrana. Concretamente, se abrieron dos nuevas capillas y se edificó un coro elevado a los pies de templo. En este caso, las obras tienen la factura de Juan Jurdán, un cantero de la localidad. Trabajo autóctono que llenó de belleza esta iglesia que acoge la visitante y los transporta al pasado.

Web: www.isuerre.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
X